Mario Kart Super Circuit (Retro)

Señoras, señores, les presento con este artículo una serie nombrada como “Tropocientos juegos de Game Boy Advance”, en la cual diseccionaremos varios de los títulos que conformaron el catálogo de la que para mí ha sido por catálogo la mejor portátil de la jodida historia de los videojuegos (sin desmerecer a la Game Boy Tocho, posibles retrolls de la sala XD).

Para comenzar con tal desvarío, empezaremos hablando de uno de los juegos pertenecientes a la primera hornada, el gran Mario Kart Super Circuit. A pesar de ello, lo cierto es que este cartucho quedó sin duda alguna como uno de los mejores títulos que vieron la luz para la 32-bits de Nintendo por las razones que vamos a comentar.

Si echamos la vista un poco atrás, nos topamos con otras dos entregas de la serie: el título original para SNES y su secuela en 3D para N64. El primero, Super Mario Kart, fue una jodida revolución en la época (hablamos de principios de los 90) por el magnífico uso que hacía del Modo 7, el cual rivalizaba (y en mi opinión le ganaba la partida) con la técnica del Super scaler presentada en varios títulos de Sega como el awesomizante Outrun. Jugablemente era una delicia, con un estilo arcade, sencillo y a la vez exigente, y en el cual, como pasa con la mayoría de los juegos, ganaba enteros si jugabas con un colega a pantalla partida.

Años más tarde aparecería su continuación, el buen Mario Kart 64, el cual incorporaba modificaciones en la jugabilidad, así como un lavado de cara gráfico muy considerable, ya que prácticamente casi todo el juego está realizado en 3D. Al igual que su antecesor, el juego tenía más gracia cuando era jugado acompañado, pudiendo participar hasta 4 personas simultáneamente gracias a las posibilidades que nos brindaba la N64.

Llegados a este punto, por fin arribamos al año 2001, momento en el que un servidor se llevó salivando meses viendo las imágenes que a cuentagotas iban apareciendo en la extinta Superjuegos sobre los distintos juegos que estaban en desarrollo para la sucesora de Game Boy Color, entre los cuales se encontraba este Mario Kart Super Circuit que nos ocupa.

Esta entrega de la saga supuso una vuelta a los orígenes en toda regla. Lejos de la propuesta presentada para N64, esta obra de Intelligent Systems fue una especie de continuación espiritual del primer juego. Un ejemplo jugable de ello es la recolección de las monedas que nos daban un plus de velocidad. Aparte, podemos ver como la dependencia del derrape a la hora de tomar las curvas disminuye considerablemente con respecto a su más inmediato predecesor.

Por otra parte y entrando ya en el apartado técnico, la pérdida de las 3D hace que la saga retorne con esta entrega al “plano” Modo 7, creando gracias a la mayor potencia de Game Boy Advance con respecto a SNES unos circuitos mucho más ricos, coloristas y detallados que en el Mario Kart de 16-bits. Estas mejoras también se hacen notar en la representación de los 8 personajes incluidos para la ocasión, los cuales fueron recreados de un modo similar al que ya se pudo ver años atrás en N64.

Dichos personajes son presentados con unos sprites bastante detallados, lo que unido a la resolución de la pantalla hacía que gozasen de buen aspecto. A su vez, los simpáticos monigotes nintenderos venían con unas voces que si bien estaban extraídas de juegos anteriores, lo cierto es que animaban un poco el cotarro. Dichos efectos fx estaban acompañados de unas buenas melodías que se adecuaban a cada trazado.

Dentro de la oferta de modos de juego, este cartucho ofrecía tres tipos de ellos: “Mario GP”, “time trial” y “carrera rápida”. Sobra decir que el modo que tiene más chicha es el primero de ellos, en el que debemos afrontar a lo largo de tres niveles de dificultad 20 circuitos nuevos a los que tenemos que sumar los 20 originales del Super Mario Kart de SNES, los cuales son desbloqueables si nos lo curramos debidamente a lo largo de las tres cilindradas-niveles de dificultad que componen el juego (50, 100 y 150 c.c. respectivamente).

Si encima teníamos la suerte de tener colegas con el que compartir piques, con un solo cartucho y un cable para conectar varias consolas podíamos jugar hasta 4 jugadores en dos modos diferentes, el típico versus y el resultón y entretenido modo batalla, con los cuales siempre hay insultos y piques asegurados a mansalva (como debe ser, ¡coño!).

Desgraciadamente, este título de la saga no ha obtenido tanto reconocimiento como otros hermanos suyos. Si bien es cierto que no aporta demasiadas novedades con respecto a lo que se había visto anteriormente, hay que reconocerle que es un juego completo montado sobre un buen apartado técnico y con una burrada de circuitos diferentes en los que hacer el cabra con nuestro kart, así que si tenéis la opción de catarlo, no dudéis en darle una oportunidad. No os defraudará ;).

Entrada publicada originalmente en No más hype el día 10 de Agosto de 2010.

Anuncios
Mario Kart Super Circuit (Retro)

2 comentarios en “Mario Kart Super Circuit (Retro)

  1. Gran artículo!
    Precisamente tenía en mente hablar de aquí a un tiempo del sobresaliente Mario Kart de GBA.
    Y el de la 64 es uno de mis juegos fetiches para esa consola.
    Por cierto, ya he cambiado la dirección de Pleiesteichon a esta página en OSG.
    Nos vemos!

  2. Hmmm, pues no será tan grande cuando releyéndolo me he dado cuenta de que tenía fallitos XDDD.

    El de 64 a mi me gustó menos que éste en su modo principal, pero como reseño en el texto, jugarlo en compañía de un@s cuantos colegas era la rehostia, la gente podía acabar a guantazos (virtuales, entiéndase :D).

    Un saludo, José!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s