Review Final Fantasy Fables: Chocobo Tales (Nintendo DS)

La verdad es que es curioso, ahora que me había animado a realizar análisis de juegos para consolas de esta generación (independientemente de si los juegos tienen algunos años, como es el caso de la obra que hoy os traigo) para Nuevebits, va la página y  la palma. En el fondo y en el exterior me da pena que un proyecto que tenía buenas maneras se haya ido al garete tan pronto, un proyecto modesto pero con el que hemos intentado refrescar un poquito nuestros contenidos con textos un poco diferentes (me refiero sobre todo a la sección “artículos especiales” de la página, que ha sido muy bruta según mi manera de entender las cosas; y que conste que yo no he escrito ahí, yo solo estaba en la parte indie del asunto).

Mugen, el final boss de la página, dijo que si alguien se hacía con el mando, él daba vía libre para seguir, y aunque ahora mismo cabe una pequeña posibilidad para volver, creo que se está difuminando poco a poco :/, por lo que no, no soy optimista con respecto a nuestra resurrección… Así que nada, la vida internetil sigue, por lo que de ahora en adelante volveré a publicar en cuanto tenga tiempo mis reviews sobre juegos indies por estos lares. Les dejo ahora con mi primer y último análisis de Nintendo DS para Nuevebits, que les sea leve.

 

Yo, que soy fan de Final Fantasy, llevaba un tiempo quemado con las distintas creaciones de Square-Enix para Su Saga (nótese que hablo desde la perspectiva de Squaresoft ;P), y lo cierto es que recelé un poco de este spin-off antes de comprarlo… para llevarme un zas en toda la boca posteriormente.

Para serles sinceros, Final Fantasy Fables : Chocobo Tales es la casi-repanocha. Bajo la apariencia de un pseudo battle-RPG, Square-Enix nos brindó hace algún año que otro uno de los que yo considero como mejores juegos que posee el catálogo de Nintendo DS (que podrá ser mejor o peor, pero tiene sus joyitas). Al contrario de sus mayores, Chocobo Tales no posee una historia épica de proporciones bíblicas ni tampoco un enrevesado sistema de evolución de los distintos personajes que por sus mundos pululan, no. Chocobo Tales basa sus esquemas en la mas absoluta simpleza, sumergiéndonos en una historia en la que se mezclan los ya míticos cristales con la salvación de nuestros amigos chocobos, los cuales han sido devorados por un maligno personaje metamorfoseado en un libro (yeah!), todo ello presentado siempre con un tono quizás demasiado infantil, pero agradable.

 

Es cierto que mantiene tanto la ambientación (plagada de personajes pertenecientes a la mitología creada por Square/Square-Enix a través de los años) como la exploración de los distintos escenarios que van apareciendo ante nuestros ojos, pero a su vez propone otros elementos, al igual que hicieron otras series como la genial Final Fantasy Tactics.

 

Las batallas no son aleatorias, sino que veremos a nuestros enemigos a batir en todo momento, a la vez que en su mayor parte son obligatorias para acceder a otras zonas que nos permitan continuar con buen pie nuestra aventura. Dichas batallas son presentadas mediante una lucha de cartas entre nosotros y nuestro oponente, cartas que deberemos ir recogiendo a lo largo de una serie de mini-juegos que están presentes a lo largo y ancho del pequeño mundo en el que nos encontramos. Las cartas se dividen en varios sub-tipos (de hielo, de fuego, etc.), entre los cuales será necesario crear una baraja potente, pero también equilibrada. Las combinaciones y estilos que se pueden conseguir con nuestra baraja son prácticamente infinitas, gracias a lo cual podremos crear un estilo con nuestro propio sello sin demasiadas complicaciones, cosa que se agradece.

 


 

Sobre los mini-juegos en los que conseguiremos dichas cartas solo puedo hablar cosas positivas: Son variados, divertidos y la mayoría de ellos enganchan. Dichos juegos nos presentan historias de cuentos clásicos (por poner un ejemplo, el típico Pedro y el lobo) remezclados junto con personajes del mundillo Final Fantasy, lo que nos da un conglomerado bastante curioso, y es que lo cierto es que las historias están bien adaptadas. Dichas pruebas están divididas en varios niveles de dificultad y tienen tres finalidades, una es la ya consabida de conseguir cartas que mejoren nuestra baraja, otra es la de servir como obstáculos en el camino de nuestro avatar que serán desbloqueados una vez finalicemos los niveles fáciles y por último servirán para rescatar a nuestros desaparecidos amigos chocobos de nuestro enemigo.

 

La verdad es que la inclusión de estas pruebas le da un toque alegre y diferente al juego, haciendo que nos olvidemos de la misión principal y picándonos a mejorar nuestras marcas (aunque la mayoría son fáciles, hay alguno cabroncete que se le resistirá a mas de uno). Como punto negativo, hay que reseñar que hay una clara descompensación en muchos de los juegos, ya que varias ocasiones nos encontraremos con que los niveles en los que la dificultad es supuestamente más alta realmente nos los pasaremos por el forro, todo lo contrario que con otros que son a priori más fáciles, algo que en el fondo no acaba empañando su inclusión dentro del juego en ningún momento.

 

Técnicamente es una delicia, utilizando el ya veterano motor del decepcionante Final Fantasy III para el mapeado principal, con un colorido muy marcado para diferenciar las distintas localizaciones del juego, lo que le hace un juego atractivo a la par que simpático visualmente. A su vez, en las batallas cobran protagonismo unos personajes con estilo cartoon unidos a unas animaciones 3D para los ataques de nuestros personajes-cartas. Por la parte sonora podemos encontrar una buena cantidad de temas pertenecientes a antiguos Final Fantasy junto a otros de nueva factura que sin ser nada del otro mundo, se hacen agradables a nuestros oídos e incitan a subir el volumen de nuestra consola.

 


 

Por otra lado, no puedo dejar de reseñar que me ha encantado la buena utilización de las bondades táctiles que nos brinda la portátil de Nintendo. Su uso no es excesivo y no es que sea una cualidad ultra-explotada, pero lo cierto es que está implementada de una manera correctísima para hacer más llevadero el juego. Si encima le sumamos opciones multijugador y en la WFC de Nintendo nos sale un título de lo mas apañado y aprovechable mas allá del modo de juego principal.

 

Si tuviese que comentar algo negativo del juego, quizás sea su baja dificultad. No esperéis un juego difícil y puñetero, sino uno asequible para la gran mayoría de los jugadores (tampoco es que el juego esté dirigido a un público adulto, cosa que creo que es bastante evidente). A pesar de ello, es un cartucho bastante entretenido y quizás una de las mayores sorpresas del catálogo de Nintendo DS, así que si todavía no lo tenéis en vuestras estanterías, ahora no sería mal momento para pillarlo debido a su bajo precio. Si se deciden por él os auguro una buena digestión videojueguil ;).

 

 


Anuncios
Review Final Fantasy Fables: Chocobo Tales (Nintendo DS)

3 comentarios en “Review Final Fantasy Fables: Chocobo Tales (Nintendo DS)

  1. Pues a mi me ha enganchado bastante :P, hasta que no lo terminé no salió de la ranura para cartuchos :D.

    A ver si conseguimos remontar el vuelo, aunque yo veo el panorama bastante gris :/.

    Un saludo Gred, a ver si me paso por vuestra casa, que tengo a todo el mundo bastante abandonado por el eterno tema de los exámenes :P.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s